¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

El mito de estudiar una carrera

visto aquí

Tener una carrera suele ser una de las preocupaciones fundamentales de la vida. Cuando hablo con mis amigas que son madres, muchas veces manifiestan su inquietud acerca de que sus hijos hagan una elección a conciencia de su futuro profesional.

Cuando nos llega el momento en la vida de decidir a qué dedicarnos, se ponen en la balanza varios factores y de ellos se extrae un batido compuesto por: las pasiones, las preferencias, la habilidades, la posible salida laboral, la entrada económica actual, la entrada económica que puede dejarte en el futuro tal o cual ocupación, y la opinión de la familia. 

A veces se elige una carrera porque es la mas "conveniente" o porque en el clan hay una tradición y hay que seguir los mismos  pasos de padres, abuelos o  tíos. Incluso llegamos a renunciar a alguna actividad que uno desarrolla con habilidad y ganas, en favor de una profesión que teóricamente promete un mejor porvenir económico.

Elegir una profesión es importante. Es el lugar desde donde te vas a mover para dar algo al mundo, y el lugar desde donde vas a estar ubicado para recibir todas aquellas cosas que un trabajo hecho con pasión te va a devolver. Pero es fundamental hacer la elección que mas fiel  sea a tus sentimientos, la que te dicta el corazón.

Estoy totalmente convencida de que cuando uno hace algo que ama, aunque se trate de una actividad donde hay muchísima competencia o que tiene fama de tener poca salida, llegará un punto en  que verás los frutos. Porque dedicarse a algo que te sale de las entrañas solo puede conducirte a éxito. 

No creo que sea tan importante estudiar una carrera. No creo que por tener determinada licenciatura o máster precisamente uno vaya a forrarse o a ser feliz. 

Pero sí creo que hay que saber formarse, aprender cómo moverse, de que gente rodearse, acercarse a personas que te sumen y a las que puedas admirar, que te hagan sentir bien, y lejos de tirar abajo tus sueños, que te animen a construirlos. 

Si para esto necesitas un título, entonces a por él, habrás hecho la elección de tu vida, pero si tu objetivo es crecer en un emprendimiento determinado y sientes que el camino es por otro lado, no por el de los estudios universitarios, entonces también estarás en la vía adecuada. 

Es posible que necesites otro tipo de formación, una que tenga más que ver con lo inmediato de tu proyecto. Muchas de las personas de éxito del mundo no han estudiado una carrera: Steve Jobs nunca acabó la universidad y Bill Gates se graduó 32 años después de comenzar la carrera  porque se dedicó todo ese tiempo  a levantar un imperio.

Ellos  contaban con un plus, algo que valía mucho mas que cualquier título: confiaban en lo que querían, creyeron en lo que amaban y se ocuparon. 

Estoy convencida de que incluso cualquier carrera, o cualquier proyecto que se haga con ganas, si se le da el cauce correcto va a triunfar. 

Recuerdo cuando iba al colegio y quería estudiar literatura, en mi casa no hacían mas que decirme que me iba a morir de hambre, y al final ¿saben cual fue el resultado? que estudié otra cosa que no me gustó, la dejé y veinte años después volví a mi primer amor, la literatura. Me tomó dos décadas escuchar a mi corazón.

No sé si desde algún lugar me dedicaré a ello porque hoy en día tengo proyectos que me entusiasman muchísimo mas para llevar a cabo, pero por la noche o en mis horas de ocio, leer los clásicos  o escribir es mi cable a tierra. Al final se ha convertido en mi hobbby, en lo que me permite descansar  y desconectar.

Si en este momento te dedicas a algo que te gusta y te hace feliz, enhorabuena, eres afortunadísimo, y mas aún si has dado con la carrera que realmente querías ejercer. pero  si no es así, si estás preparándote o trabajando en algo que no es lo que querías entonces  párate a pensar. ¿Todavía no tienes claro que es lo que te gusta, que es lo que te haría vibrar? has este pequeño ejercicio: recuerda cuando ibas al colegio. ¿Con qué cosas te entretenías? ¿que decías a los demás? ¿cuáles eran tus sueños?

No hace falta que dejes ya mismo lo que estás haciendo ahora, por supuesto, solo intenta incluir lo que te gusta de a poco  en tu vida,  como una vía de escape, después el tiempo dirá. La vida es una sola, y además de trabajar para pagar facturas, está para cumplir sueños, porque para algo están, solo que los hemos acallado por inseguridad, por adaptarnos a unas  normas en las que en su momento creímos correctas, porque nos las vendieron muy bien.

¡A por ellos!

Candela

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo... Creo que tenemos que ir cambiando el chip para que cuando seamos nosotros los que tengamos hijos los animemos a que hagan lo que de verdad les gusta. A mí también me repitieron mis padres mil veces que estudiara algo que me fuera a permitir vivir sin preocupaciones, y al final terminé haciéndoles caso... Supongo que también en parte porque ni yo tenía muy claro lo que quería estudiar! de hecho ahora lo pienso y tampoco hay nada mejor que hubiera hecho. Simplemente los años me dan la experiencia y cada vez me voy conociendo un poquito más. Y hoy día si algo tengo claro es que no quiero vivir toda la vida dedicándome a la profesión que he estudiado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Lentes Rosas! a veces somos presos de la situacion cuando somos jóvenes, pero por suerte nunca es tarde para incluir en la vida algo que realmente nos apasione! un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues te puedes creer que yo tengo claro que espero que mi hija no estudie en una carrera y se dedique a seguir su corazón!!
    Yo, estudiar mi carrera ha sido la peor decisión de mi vida...¿por que no nos dan más información en ese momento tan importante de nuestras vidas? ¿A quien se le ha ocurrido pensar que con 18 años ya sabemos algo de la vida como para tomar esa decisión tan importante?
    Admiro a las personas que tiene vocación, pero también admiro a las que se equivocaron y ha sido capaces de darle la vuelta a sus vidas :)
    Un abrazo compañera!

    ResponderEliminar
  4. Si Hana, me parece genial que estemos viviendo en un nuevo paradigma donde las creencias que antes parecían importantes ahora hayan cambiado y los niños de hoy en día puedan elegir mas sanamente que nosotros! un beso guapa

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.