¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

Bendito Arbol Genalógico.

Yo 

Hasta no hace mucho tiempo, para mí escuchar hablar del árbol genealógico era algo que no me producía el  menor intrerés. Me  parecía un pasatiempo pretencioso para la gente aburrida. No encontraba la lógica de querer indagar en nuestros ancestros, y como no sea por cuestiones de papeleo legal, no movía un dedo por buscar información. 

Hasta que escuche hablar del transgeneracional. En un principio me pregunte, ¿que significa "Transgeneracional"? ¿Que hace un adjetivo sólo sin complementar a un sustantivo? y entre preguntas y curiosidades, un día me encontré cara a cara con mi árbol. 

Yo creía que tenía una memoria de elefante y que sabía todos los hechos de mi familia, hasta que me tocó plasmarlo todo en un papel: el tronco y las ramas. Nada mas lejos de la realidad. No tenía ni idea. 

El arbol

El árbol genealógico contiene información. Tú contienes información del árbol, nuestras células contienen información de nuestros antepasados. Las fechas, los nombres, los deseos, los secretos familiares, todos los hechos que ocurren en el clan y que están celosamente guardados tienen la respuesta a miles de interrogantes que los miembros puedan plantearse. Hay muchos síntomas, repeticiones y hechos inconscientes  que a veces se intuyen, que son como "un saber no sabido" (parafraseando a Lacan). Indagando en el árbol puedes encontrar respuestas tan tan valiosas como el oro, porque el árbol te habla. 

Es como en las películas de detectives. el inspector de la policía llega a la escena del crimen y no toca nada, o lo hace con sumo cuidado y observa, deja que la escena le hable, que la disposición de los objetos le dé las pistas que necesita, y después deja que las relaciones entre las pistas le den las respuestas. lo mismo ocurre con el transgeneracional . 

TU

Tendemos a ser fieles al clan por naturaleza y mantenernos en el lugar que nos designan, cumpliendo con el propósito que nos fue asignado de la mejor manera posible y sin decir una palabra. Pero un día, si este lugar en el que estamos en la vida no es el que elegimos, notamos que tenemos síntomas, nuevos, viejos, sean como sean, los síntomas también nos hablan. Aquí comienza el juego: si sospechamos que hay algo mas allá, podemos investigar, podemos preguntarle al árbol, escuchar al cuerpo y por fin posicionarnos en la vida como la persona individual que somos, con la vida que elijamos tener y sobre todo actuando con coherencia en el pensar-decir-actuar. 

Feliz semana!! 
xx


3 comentarios:

  1. Candela!! ¿Y donde has conseguido información de tu arbol?

    ResponderEliminar
  2. Hola Hana! mira primero hablando con todos los parientes que tengan memoria ya que necesito fechas de nacimientos y fallecimientos, y ahora voy a pedir a Argentina a los registros civiles de los pueblos mas documentación , estoy en plena faena!!!

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.