20 de julio de 2013

El diccionario de síntomas: Dolor menstrual

Hoy vamos a inaugurar sesión, "El diccionario" de síntomas. De a poco iremos viendo algunos síntomas que se repiten tanto en el plano corporal como en el plano de la vida diaria. La entrada de hoy la vamos a dedicar a un tema  que toda mujer conoce, el de la dismenorrea  o mejor conocido como "dolores femeninos" o "síntomas premenstruales" (que suele ser más que pre ya que a veces se alarga bastante). Se trata de el dolor de toda la musculatura pélvica, antes y durante la menstruación.  





Estos dolores se producen por la contracción de la pared muscular del útero, los músculos del útero se contraen y con estos movimientos facilitan la descomposición y salida de la sangre al exterior.Estas molestias a veces son muy intensas, incluso pueden verse potenciadas por sustancias químicas que el mismo cuerpo emite.

Sabemos que los síntomas tienen un sentido biológico, y la menstruación es la máxima expresión de femineidad en una mujer, es el momento de deshacer del refugio construido dentro del útero para comenzar a armar uno nuevo donde  alojar otra vida,  es la declaración total de la condición de mujer.  

Entonces: ¿que significan los dolores femeninos?

En ellos podemos encontrar un rechazo a la condición de ser mujer, una oposición  al principio de femineidad que le permite desenvolverse como tal. Tal vez se sienta que al ser  mujer juega en desventaja, que no puede optar a las posibilidades que le daría la vida si fuese un hombre. 

También puede deberse a a causas heredadas de las generaciones anteriores, haber vivido en un ambiente donde las mujeres eran las fuertes de la familia, las sostenedoras y las solventadoras de problemas, que no podían permitirse ningún signo de debilidad, entonces la menstruación no era mas que un estorbo. De la misma manera habrá que averiguar también si en  el ambiente donde creció la persona las mujeres eran dominadas, se doblegaban y entonces su condición les jugaba en contra. 

Por otro lado en muchas culturas se suele relacionar al cuerpo femenino con lo sucio y pecaminoso, pero incluso en la cultura occidental, cada vez desarrollan mas productos y hacen mas bombardeos publicitarios de productos femeninos para higienizarse y que "no se note nada", estamos educados a esconder nuestro ciclo por que hemos crecido en la creencia enormemente equívoca de que es algo bastante asqueroso. 

El ciclo menstrual es parte de la vida, y es la condición sine qua non para que la vida del ser humano continúe. Luchar contra ella es quijotesco, es luchar contra molinos de viento. Aceptarla es ser capaces de amar y dar amor desde lo que somos.  

6 comentarios:

  1. Interesante! Yo padezco dismenorrea y los dos primeros días de regla lo paso bastante mal... Pero no sé, no me he identificado con nada de lo que dices, ni reniego de mi regla ni de mi condición de mujer ni nada (al menos en el plano consciente ;)) También me parece curioso que cuando ando ocupada en situaciones en las que, si me doliera, no podría seguir en ellas, no me duele o no tanto :s por ejemplo si estoy en el trabajo o si ando de viaje o con visitas en casa.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    Habría que ver también si hay alguna mujer de tu árbol genealógico con quien te identificas, y como me comentas, te duele cuando te lo "permites" es decir cuando no tienes tienes obligaciones que cumplir, que ocurre en esos momentos? presta atención a tus pensamientos/sentimientos el día que te duele :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno ! felicidades por este blog tan lindo.

    ResponderEliminar
  4. HoLa! Aunque sigo de cerca tus pasos, aun no había dejado ningún comentario así que aprovecho la ocasión para felicitarte por tu blog, es precioso!

    También me gustaría compartir contigo y tus lectoras, que desde muy jovencita sufro unos dolores de regla extremos, horrorosos!. Sobre todo el primer día, el resto los puedo sobrellevar.

    Desde mi primera relación seria, nunca he querido ser madre. Es más, estaba muy orgullosa de ello y propagaba a los cuatro vientos mi libertad de elegir no tener hijos.
    Curiosamente y después de un largo proceso, mi reloj biológico ha despertado y siento que ha llegado el momento de ponerse a ello. Como decía, lo curioso, es que desde hace dos ciclos menstruales, los dolores han desaparecido!! Después de leer tu post, creo que hasta ahora me he estado negando mi condición de poder ser madre.
    Muchas gracias!! Ha sido un gran descubrimiento....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Susanna que la entrada te haya gustado y te haya servido! A mi me ha pasado lo de los dolores durante mucho tiempo, y desde que tome conciencia de los conflictos fueron desapareciendo :) te mando un besote

      Eliminar

¿Que opinas?