¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

Un sueño puede convertirse en un objetivo... Si quieres

Cuantas veces soñamos cosas que queremos, despiertos o dormidos, fantaseamos, visualizamos y ponemos toda la energía y foco que creemos necesaria para que lo que deseamos se vuelva realidad. 
A veces los sueños se cumplen.... pero a veces no.  
Y para asegurarnos de que lo que queremos se materialice, tenemos que tener en cuenta una cosa muy importante, y es de lo que vamos a hablar hoy. 








Exactamente eso es lo que hace falta: una fecha. Por que marcarse una fecha en el calendario, es comenzar a hacerlo tangible, es decirle al inconsciente que ya puede comenzar a trabajar para llegar a la meta. Es el primer paso para salir de la vieja y conocida zona cómoda.


Cuando miramos el calendario con nuestro objetivo marcado, la mente se activa para recordarlo, las conexiones de las redes neuronales se ponen en marcha, adaptándose a la nueva realidad, entonces el objetivo no queda en el olvido, porque lo tenemos siempre presente. 

Marcarse una fecha permite confeccionar metas diarias o semanales, por ejemplo, un mecanismo que a mi me funciona es el de realizar tres acciones cada día que me lleven hacia el objetivo final. Tres cosas que me acerquen aunque sea un milímetro a él: puede ser una llamada telefónica, el envío de una nueva newsletter, el diseño de un nuevo tríptico, etc. 

Poner una fecha a nuestro objetivo lo convierte en una meta. Nos obliga a hacer todos los días algo para llegar, sin una fecha puede permanecer durante años y años en la estratosfera y no realizarse nunca. 

El paso fundamental que hay que dar antes, es preguntarse si realmente se quiere lo que se desea.Aunque parezca raro, muchas veces se profesan determinados deseos que en el fondo esconden otra cosa inconscientemente, entonces como son deseos que encubren otra cosa,  cualquier acción que se realice no será suficiente para llegar. 

Por eso es óptimo sincerarse y preguntarse: ¿realmente quiero esto?

Si encontramos bloqueos en el camino, podemos averiguar que tipo de obstáculo es el que encontramos. Muchas veces tiene que ver con la historia familiar, situaciones que se repiten, o hechos que se intentan reparar.Por ejemplo: Hay personas que aunque se esfuercen, no logran acabar sus estudios simplemente porque sus padres no lo hicieron, y no quieren superarlos. simplemente no lo logramos porque no queremos ser diferentes del clan. 

En resumen, establecer una fecha, comenzar a trabajar sobre lo que se quiere, y si se trata de una situación que se repite, será necesario cortar con las personas del árbol que estén involucradas. 

A por tus objetivos!!!!! feliz semana 





No hay comentarios

Publicar un comentario

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.