¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

Los celos en la pareja

visto aquí


Hoy vamos a continuar con la serie de entradas sobre el tema de  la pareja y en esta oportunidad nos toca un tema muy  candente: Los celos. 

Según la defición de la RAE, Celos

(Del lat. zēlus, ardor, celo, y este del gr. hervir).


  • Recelo que alguien siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro. 
  • Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra.



los hay de diferentes tipos de acuerdo a cada situación. Cada persona es un mundo y reacciona de una u otra manera, algunas personas expresan abiertamente los celos sin vergüenza (al menos en el momento aunque luego se autoflagelen por haberse dejado en evidencia) y otras que no los  reconocen  abiertamente por nada del mundo pero en  el fondo los guardan con mucho reparo, porque temen a lo que pueda ocurrir si salen a la luz. 
Los celos estuvieron presentes en la especie humana desde el origen de los tiempos, o por lo menos desde que el hombre perdió la inocencia al morder la manzana, ya que tanto la mitología griega  como  la biblia están plagadas de historias sobre catástrofes desencadenadas por un tema de celos. 

Los celos tienen están relacionados con la sexualidad y la naturaleza de nuestros hábitos reproductivos, desde punto de vista instintivo es el "intentar resguardar a nuestra pareja de las garras de otra persona para que podamos asegurarnos que solo se reproducirá con uno". Tienen que ver con la supervivencia de la especie, incluso en el mundo animal se manifiestan.
En cuanto a los procesos cognitivos no es exclusivo del adulto, ya que incluso sienten celos los bebés de algunos meses de vida ante la llegada de un nuevo hermano. 

Es un sentimiento comparable con la  envidia, aunque esta es mas bien la expresión de frustración, de  tristeza o de pesar al no poder tener lo que el otro tiene, los celos en cambio son el  miedo a perder lo que se tiene. 

Paso fundamental: aceptarlos

Si, como en el tratamiento de doce pasos de cualquier vicio, el primero siempre  es reconocerlos, luego estaría muy bien plantearse las siguiente pregunta: ¿Que son los celos? Habíamos dicho que son la manifestación del miedo, pero para experimentar la respuesta por ti mismo, lo mejores observarse: 



  • Cuál es la situación que los causa
  • Observar con objetividad si el motivo lo merece
  • Identificar cómo me siento/qué siento
  • ¿Tiene alguna localización física esa emoción? ¿en que parte del cuerpo la siento?
  • ¿A qué otro momento anterior me remite esta situación?
  • ¿De qué manera traslado esa historia anterior a esta nueva situación?


Una vez contestadas estas preguntas, es posible que comiences a vislumbrar una respuesta y  a conocer algo mas sobre ti. Pregúntate si realmente estás reclamando atención a  tu pareja o a alguien más. Y por último plantéate: ¿Para qué siento celos? 

Desde el transgeneracional,  cuando se forma una pareja, son los inconscientes de cada uno los que se encuentran, no son los conscientes los que deciden encontrarse. Seguramente si revisáramos el árbol genealógico del consultante el programa saldría a la luz. Estamos respondiendo a un programa heredado, por eso el camino mas sano es no identificarse con ello.


Te dejo una definición de los celos de Alejandro Jodorowsky que me encanta:

 ¿Celos?  Temes que otro le dé  lo que tú no puedes darle. 

Te deseo una feliz semana, y si la entrada te pareció interesante ¡puedes compartirla!


Candela

1 comentario:

  1. ains! me llega de cerca el tema, llevo fatal los celos, a veces no controlo y se me va la cabeza de pensar y pensar. Es muy cierto lo que dices, si indago veo que viene de mucho mucho antes....

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.