¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

Sigue a tus mariposas






Cuando venimos al mundo lo hacemos de manera completa. Somos un paquete entero de recursos con los que contamos para utilizar en la vida y que nada nos falte, lo tenemos todo para vivir: miembros, órganos, un sistema osteoarticular, dos emisferios cerebrales, y mil cosas más que constituyen a una persona.

Al ser humano mientras es bebé cualquier sensación lo invade, y no duda en echar mano de lo que le haga falta o pedir cuando necesite cubrir sus necesidades, si tiene hambre te lo hará saber de inmediato, y no se parará a pensar si lo que está haciendo está bien o mal.

Cuando va pasando el tiempo y a medida que vamos  creciendo,  nuestro entorno se encarga de hacernos elegir entre la cabeza y el corazón. Nos enseñan que son dos compartimentos estancos y que no pueden operar juntos.  De a poco comenzamos a hacer elecciones para "avanzar en la vida" y "tener un futuro" con la creencia de que elegir con la cabeza siempre es mejor. 

Optamos por una carrera, un marido, un estilo de vida con el que estén mas conformes los demás que nosotros mismos. Y así  nos alejamos para siempre de la inocencia para volveros una máquina de calcular riesgos, costes y beneficios ante toda situación que se nos presente.

De repente un día  sentimos que tenemos que tomar una decisión importante , y sin saber porqué, por primera vez en nuestra edad adulta  no hacemos caso a lo que  nos dice el entorno acerca de lo que es más conveniente en ese momento. Simplemente nos arriesgamos a hacernos caso a nosotros mismos. Escucharnos a las tripas, a los órganos que nos hablan, a las mariposas en el estómago, (inciso aparte: no creo que las famosas mariposas se sientan cuando se está enamorado, eso no es más que un tópico, creo que se sienten cuando algo nos atrae de verdad, cuando nos sentimos cómodos con una idea)
         

Suele pasar que cuando decidimos seguir a nuestras mariposas, al principio pueda parecer que nos hemos equivocado, que deberíamos haber hecho las cosas con más cabeza y no con tanto corazón. Pero quédate tranquilo, esto es solo un lapsus, son las redes neuronales que están acostumbrándose a la nueva situación, estás rompiendo un paradigma y adentrándote en nuevos mundos, en una nueva forma de vivir, es normal que en un primer momento las estanterías parezcan caerse.

Con el tiempo te darás cuenta de que al final haber escuchado a tu estómago habrá sido lo mejor que pudiste haber hecho. Si el  cuerpo te habla, no intentes callarlo, déjalo expresarse y él te guiará. 

¡Un abrazo!

Candela 


2 comentarios:

  1. ¡Viva esa maravillosa sensación de vértigo cuando decides con el corazón! Es una sensación adictiva, que me encanta!

    ResponderEliminar
  2. ¡Si, que viva!! y que vivan las elecciones donde participan la tripa y el corazón!!

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.