¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

Mi cumpleaños, el momento de hacer el balance de mi vida



En un par de días cumpliré cuarenta años de vida. 

Durante el tiempo que se acercaba esta fecha me empezó a dar un poco de  repelús, que según la RAE es "un temor indefinido o repugnancia que inspira algo". Por primera vez en mi vida de repente me sentí mayor, y esto, como todo cambio que se aprecie, me resultaba un poco incómodo.

Nunca había entendido a las mujeres que se quitaban edad, o a las que les molestaba que les pregunten cuantos años tenían, o las que anunciaban tengo 30/40/50 y estoy fantástica (el hecho de aclarar lo fantástica que está una, me hace  perderle credibilidad al asunto). Nunca había entendido todo esto, porque jamás mi edad había supuesto un problema para mí… hasta que se comenzó a acercar mi cuarta década de vida, y me encontré rara, rara, rara.

Hace poco tuve una de mis revelaciones. Como todo el mundo, suelo tener revelaciones divinas cuando me estoy duchando, o colgando la ropa en el tendedero, o lavando los platos, creo que nunca tuve ninguna idea magnífica sentándome a pensar adrede con lápiz y papel. El hecho es que cuando entendí lo que te voy a contar, me sentí como si hubiera descubierto los principios básicos de la física molecular,  el motor  que funciona a agua y la vacuna contra la mala onda, todo a la vez.

¿Saben por qué me sentía así

Porque descubrí que a partir de ahora y para siempre, ya soy una señora

No les puedo explicar el alivio que supuso darme cuenta de esto. Tal vez les resulte obvio, pero yo no me había considerado realmente como una señora con todas las letras  hasta ahora. Y les digo la verdad... dejar de proclamarme como  una jovencita, o utilizar apelativos para mí misma como girl, es realmente quitarse un peso de encima enorme.

Siento por primera vez en toda mi existencia que después de tanto aprendizaje por fin  llegó el momento de aplicar, y eso es genial, porque ahora es donde las cosas que fui interiorizando empiezan a tomar forma.

No puedo quejarme de nada, lloré y me reí, sufrí y fui feliz, pero al final hice lo que quise, sobre todo en mi etapa adulta.

Tuve  exactamente  los trabajos que  quería (aunque ahora mirando hacia atrás algunos me parezcan un horror, en aquel momento los veía  alucinantes), incluso durante un buen tiempo decidí que no quería trabajar nunca máen mi vida y les juro que me las arreglé para que así sea, y pasé un buen tiempo, por no decir unos años sin hacer nada, solo leyendo, viendo tele, escribiendo, y dedicándome solamente a las artes relacionadas con el ocio y la contemplación.

Más tarde me di cuenta de que había algo que amaba y que quería dedicarme a ello, y así nació Bioplanning y mi emprendimiento para poner algo de luz en el camino de aquellas personas que están en un dilema, y se formó esta comunidad a la que quiero con todo mi corazón.

Hasta la fecha viví y vivo en los lugares que he soñado, conocí y sigo conociendo los sitios que quería,  amé, dejé de amar, me amaron y también dejaron de amarme, como nos pasa a todos, porque así es el amor, es energía que cambia, es energía en movimiento donde "nada se pierde, sino que se transforma".

Conocí gente preciosa, con un corazón de oro y en los  momentos duros me hicieron sentir  arropada y cuidada.

Claro que  también  muchas veces lloro, me deprimo, pataleo y tengo síndrome premenstrual, y está buenísimo,  esa es la gracia de la vida, porque después me vuelvo a sentir en equilibrio y todo fluye mejor que antes.

Lo que decía, convertirme en una señora es un gran alivio. La gente ya no se me quiere adelantar en la cola del supermercado, los niños no me empujan por la calle, y me siento libre para irme a dormir un sábado a las 10 de la noche sin que me acribillen.

La etapa de la vida que se viene ahora es interesante, es donde a partir de ya, voy pasando del aprendizaje al SER.  Y creo que es el momento de mi vida en que más me conozco y me respeto.

Y lo mejor de todo, con sus cosas buenas y sus cosas malas,  mi vida es casi un calco exacto de lo que soñaba cuando era chica para cuando sea grande: no me veía con hijos, sí me veía amando a alguien  y conociendo lugares hermosos.

Gracias por estar allí y ser parte de mi vida 

Candela


4 comentarios:

  1. Felicitaciones!!! Deseo que sigas así de feliz haciendo lo he quieres y siendo fiel a ti misma.

    Yo tengo 35, y me siento identificada con lo que cuentas que has hecho en tu vida. Ahora estoy en el proceso de la contemplación! Jajaja. A veces me siento un poquito culpable, pero ni modos.

    Gracias por compartir estos aspectos de tu vida y confirmar que si se quiere se puede ser feliz.

    Un abrazo de cumple!!!

    ResponderEliminar
  2. hola! el momento de la contemplación puede llegar a ser el mejor y el pás productivo, así que disfrutalo! Nada de culpas, que tenemos un tiempo para todo. Gracias por escribir! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Felicidades. La vida es bella a cualquier edad a pesar de los contratiempos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gianninna, tienes mucha razón, las etapas de la vida están para ser feliz!

      Eliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.