¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

¿Te apoyas a ti misma?




Cuando tenemos pensado tomar un nuevo rumbo laboral o nos planteamos un cambio de vida radical a cualquier nivel, sentimos una avalancha de emociones y sensaciones raras, mezcladas.

En primer lugar está el entusiasmo, ese subidón que te provoca el hecho de pensar en la totalidad de las posibilidades que te puede ofrecer ese cambio, la emoción de los comienzos, las endorfinas de emprender un nuevo proyecto de vida.

Por otro lado está el miedo, si bien tenemos la tendencia de rechazarlo y darle a entender que no es bienvenido, en realidad es una emoción que intenta protegerte. Es un sentimiento arcaico que arrastramos desde que vivíamos en las cavernas, sin él  la raza humana hubiese desaparecido hace millones de años devorada por las fieras o aplastada por fenómenos climáticos.

Y otra de las sensaciones que tenemos es la de la falta de apoyo, o peor aun la desmotivación que a veces recibimos del entorno, y aquí hablo por experiencia propia y ajena. En mi caso, si bien es muy poca la gente que buenamente intenta advertirme de los peligros de cada cambio que hago,  sí es verdad que noto a diario cómo muchas personas que desean con todas sus fuerzas realizar un cambio radical en su área profesional o personal,  su familia o las personas de su entono más cercano son quienes menos las apoyan.

En estos casos es muy normal sentir inseguridad ante lo nuevo, porque uno quiere escuchar a la gente que quiere y admira, pero cuando esto pasa, suele invadirnos la sensación de que además de lidiar con las  propias  inseguridades que plantea el cambio, uno se  tenga que hacer cargo también de lo que sienten los otros, pero no, esto es solo una sensación pasajera, las cosas no tienen porqué ser así.

Después de hacer ejercicios, de indagar en la realidad, y de un feedback de preguntas y respuestas, se produce una toma de conciencia: el miedo de la otra persona es una sensación suya proyectada en ti, pero cuando tú te haces cargo de tu propio deseo, de tu proyecto, solo tendrás que sortear los retos que te llevarán  vivir tu propósito, de lo que sienta el otro, en realidad y por más feo que suene, tiene que hacerse cargo el otro.  

Agradece la preocupacion de aquellos que sienten temor por tus cambios, lo más probable es que estén intentando protegerte, agradéceles y comienza a escucharte a ti misma. De esa manera los liberas y te liberas a ti misma. 

¡Un abrazo!

Candela

No hay comentarios

Publicar un comentario

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.