¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

La cocina es como la vida





Las recetas y la vida: el pan


Las mismas pautas que utilizo para la vida las aplico en la cocina y la verdad me funcionan. Es decir, nadie tiene la fórmula mágica para que las comidas o  las decisiones que tomemos sí o sí  salgan bien, siempre hay un margen de factores desconocidos o con los que no contábamos, por eso la autorreferencia es la que nos va a guiar. Una receta puede tener las cantidades exactas de cada ingrediente que figuraban en el modelo, que vas a aplicar paso a paso y a conciencia, pero así y todo puede quedar diferente. Por eso, no esperes ser igual a otro y crear réplicas si no le pones el toque propio te estás perdiendo de algo: de crear.

Cada vez que busco recetas nuevas las sigo solo a grandes rasgos, porque a medida que las voy preparando les agrego ingredientes que en el momento me parecen atractivos o les quito otros, lo mismo hago con las cantidades. Hay veces que las cosas salen bien y otras  veces no tan bien, pero me gusta experimentar, porque me permite aprender donde están los límites, y me llevo la grata sorpresa de saber que a veces ni siquiera los hay.

Ante la aceptación que tuvo mi publicación en las redes acerca del pan casero, aquí está la receta. Antes que nada les aclaro que lo hice totalmente siguiendo mis instintos, porque no respeté para nada las medidas que me indicaron, simplemente  puse las  que yo iba viendo sobre la marcha. Es una receta muy fácil, y espero que les salga riquísimo como este y que la disfruten.


500 grs de harina
Levadura (a ojo)
Agua tibia
Semillas de calabaza, girasol y pasas de uva.
1 cucharada de sal

-      Colocar en un bowl la harina en forma de volcán con un agujero en el medio donde vas echar  la levadura, (yo usé un sobre de levadura seca que antes hay que mezclar con agua tibia)

-          Echar  la sal

-        Empezar a mezclar con una cuchara, mientras tanto verter  el agua de a poco hasta que se forme una masa homogénea. Si ves que se te va la mano con el agua le pones más harina y listo, es cuestión de ir jugando con los elementos.

Agregar las semillas y las pasas, quitar la mezcla del bowl y amasar con las manos hasta formar una pelota

Dejar reposar 30 minutos, volver a amasar y dejar reposar otros 30 minutos más.

Encender el horno a 220 y hornear durante unos 45 minutos  hasta que vea la corteza va tomado colorcito


Y voilà! a disfrutar. 

Candela . 


***


P.S: El día 4 de enero empezamos el taller online El Faro. una expriencia única de las que a mi me gusta crear donde movemos lo interior para hacer que se mueva lo expterior, no te la pierdas que estará genial. Click aquí para más info. 



curso El Faro 





No hay comentarios

Publicar un comentario

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.