¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

Maneras de hacer lo que me hace feliz y vivir de ello (III)




Ya estamos en el último capítulo de esta primera serie. Si te has decidido a salir de la pereza que te garantizaba que las cosas sigan como estaban, muy tranquilas pero iguales aunque no te agradaban, y si te has armado de valor para empezar a hacer las investigaciones que hemos propuesto en las dos primeras entregas, es probable que ya tus cimientos estén en movimiento, y porque no, tal vez ocupados en una nueva construcción.
Ahora llegó el momento de aplicar la teoría aprendida. Todo proceso de aprendizaje tiene varias fases, una de las cuales es interiorizar la teoría, lo cual es fundamental, pero no hacemos nada con esto si no somos lo suficientemente valientes como para aplicarla.
 Si has sido humilde y te has quitado la capa de superheroína con la que más que atreverte  te escondías, si has sido honesta con tus pensamientos y prejuicios, seguramente ya tendrás en tu haber (y tal vez a tu pesar), una serie de factores delante tuyo, que antes permanecían muy cómodamente ocultos como el polvo bajo la cama. 

Muchos de esos factores son cosas que amabas hacer y que has olvidado, abandonado, rechazado o dejado de lado en favor de otras más "correctas" o que simplemente se adaptaban mejor a tus creencias, o a las de las personas de tu entorno y al momento vital por el que estabas pasando. También habrás descubierto que esos factores están acompañados de una opinión de tu parte, opinión que ha actuado de juez y te ha indicado el camino que en teoría debías seguir, por lo que  te ha ayudado a desprenderte de tus deseos con anestesia, sin tanto dolor, formando un juicio, una teoría, no siempre correcta, acerca del motivo por el cuál has elegido una cosa y no la otra. 

Como decíamos, vamos a tomar acción.  Si las partes anteriores te resultaron difíciles y dolorosas, esta no lo será menos, no te quiero engañar, pero el dolor es la parte fundamental de crecer. Lo es en la naturaleza y lo es en la expansión de la conciencia. 

¿Cómo empezar? 

Lo que nos toca hacer ahora es elegir alguna de esas cosas que amarías hacer, y hacerla. 
Vamos a comenzar muy de a poco, si tenías en tu lista diez actividades favoritas abandonadas, solo elige una, y si solo tenías una o dos, empieza con alguna de ellas pero solo unos minutos al día.

Que tu meta sea empezar a romper los prejuicios y vencer resistencias, no convertirte en un as de la noche  la mañana en lo que sea que empieces a hacer. 
 Una buena manera de encararlo es haciendo listas, vamos a hacerlas sobre una pizara o sobre una pared, ponles diferentes nombres y debaj ve rellenándolas con  diferentes post its o papelitos de,  colores con puntos como los siguientes: 

* Las cosas que te haría feliz realizar (esa es fácil, ya la hiciste en los capítulos anteriores). 
* Los eventos, proyectos o gustos en los que más dinero inviertes.
* Actividades que realizas en tus días de ocio y que disfrutas de verdad.
* Aquello en que trabajarías aunque sea gratis
* Situaciones para las que más recurren a ti tus amigos 
Y todas las listas que se te ocurran de los terrenos que creas conveniente. 
 Cuando tengas  tu pared con todos los papeles delante, organizados por grupos,  toma distancia y observa el panorama. Son los retazos de ti que te están hablando, que están esperando que los trabajes. 
Presta atención, ¿Qué te dicen?
 Haz uniones entre ellos, mézclalos,  junta en pares o en grupos  los que creas que se corresponden o que pienses que tienen alguna lógica entre sí aún perteneciendo a listas distintas. Si una de tus pasiones es cocinar, y una de tus habilidades  son las matemáticas,  o los niños y tal vez también te encante cumplir horarios (claro que sí, todo está correcto), o ser libre porque eres muy organizada,  mira de qué manera se pueden unir. 
Solo deja que la obra que tienes delante te indique cómo la debes trabajar. 
Hay un método Japonés que se llama Kaizen y consiste en hacer aquello que quieres hacer y que más pereza te da, solo un minuto por día, y progresivamente ir aumentando el tiempo a tres minutos, a cinco, y más. Llegará un momento en que habrás engañado a tu cerebro, porque un minuto diario no es esfuerzo, ni renuncias a nada, entonces él mismo te pedirá más y más, por pura adaptación, y sin darte cuenta  pasarás a desarrollar la actividad subiendo el tiempo paulatinamente, hasta que llegue el momento en que  se haya convertido en parte de tu propio día. 
Algo muy similar, vamos a hacer con las cosas que amas. Para elegir a qué te te vas a dedicar y cómo lo vas a hacer, vas a empezar a implementarlas de a poco, ya sabes que esta es la filosofía Bioplanning, ir paso a paso es lo nuestro,  por algo tenemos el grupo privado (al cual estás invitada) de gente atrevida y valiente El primer paso, donde nos animamos a hacer cosas que antes no nos atrevíamos. 
Comienza por algo que esté a tu alcance, no se trata de gastar toda tu energía los dos primeros días  para después abandonar, como esos atletas que se agotan en los primeros  minutos  de la carrera por que gastaron todos sus recursos sin medida. 

  Administra tu energía y tus ganas, de manera que siempre quieras más.

De esta manera tampoco te desmotivarás, porque no estarás dando un paso tan brusco que para tu mente represente un peligro, o poner riesgo tu seguridad o la de tu familia. Cuando empiezas de a poco, permites que todas las estructuras que conforman tu existencia vayan asimilando las nuevas incorporaciones, y evalúen cuáles son las más aptas para tu estado actual, para tu vida, para las vida que quieres tener. 
Ensayo y error, prueba y descarte, así es la vida, así debería ser siempre.Dejamos muy poco espacio al error, cuando en realidad él es el único  que tiene las respuestas de cómo seguir camino adecuado. Y para ser valientes no tienes que dejar de tener miedo, al contrario, se trata de ser capaz de dar un paso aun sintiendo todas las sensaciones que te harían retroceder.
Para hacer lo que te hace feliz, y aún más,  para vivir de ello, debemos dar el paso principal que es interno. De nada sirve que nos atosiguemos de enseñanzas, o de recursos para implementar tu negocio si no sabemos cuáles son nuestras limitaciones y vencemos las barreras. Todo lo que pasa en el exterior, como el no conseguir empleo, el no saber qué hacer de nuestra vida, el no saber cómo llevar a cabo un proyecto y triunfar, es una respuesta a toda nuestra constitución inconsciente, formada por patrones que vienen de nuestros años más témpanos, de nuestro clan, de todo lo que nos constituye como persona. 

Conócete primero, y luego ocúpate de triunfar.

Por último te cuento que, para conocerte más y descubrir  acerca de las cosas que te harían vivir una vida que responda a tus deseos, he desarrollado el curso Tu propósito, que ya lega en su segunda edición. En él profundizaremos con más calma, tiempo y energías renovadas todos los puntos que hemos tratado hasta el momento y mucho más. Te dejo el link par que lo conozcas, ¡y me encantaría que nos veamos dentro! 




Recuerda que durante los próximos domingos estarás recibiendo las diferentes partes de las series que se dividen así: 




* Recursos para tu autoestima: una chica fuerte y visionaria 


* Cómo plantearte metas y conseguirlas en un tiempo fijo





Un abrazo,
Candela


3 comentarios:

  1. Excelente artículo,todo en el es importante,hay que atreverse a hacer todo el trabajo que propones,con mucha sabiduría dando un primer paso,valoro tu aporte para cada dia ser mejores, vivir de ello y te doy muchísimas bendiciones!!! Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta primera serie ha sido muuuuy enriquecedora, la haré con consciencia y comenzaré a unir puntos.

    Un abrazo y gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. El trabajo interno que mejor que comenzar por este punto.Agradezco a verte encontrado no sabes cuanto me has aportado.
    A continuar en el camino.
    Gracias, Gracias...Gracias.

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.