¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Escritura de emociones * meditación

Un día para estar enojada


Sitges, un domingo a la tardecita 


El domingo pasado me desperté en uno de esos días en que decides que será dedicado por completo a las actividades de  ocio y contemplación desde la cama, de enojos sin motivo y de hartazgo hasta límites impensados. No sé por qué, o sí, pero no tenía ganas de indagarlo, solo quería estar un día entero enojada.

Por lo general no suelo animar a la gente (ni hacerlo yo misma) a cambiar el chip cuando uno siente determinada emoción, con consejos del tipo "vamos, cambia la cara", "tú puedes", "sé fuerte" y otros hits del momento, porque realmente creo que si hay algo por sentir tiene ser sentido, y que toda esa retahíla de recomendaciones, en esencia,  no son para el otro,  sino para uno mismo, porque somos nosotros quienes nos sentimos incómodos de ver al otro tal cual está. 

Pero ese día tuve una pequeña iluminación, de golpe salté de la piltra y le dije "¡vamos a Sitges!" y, adelantándome a la reacción de mi  contrincante, preparé muy bien mis argumentos de debate: "ni siquiera tienes que conducir, vamos en tren y llegamos en media hora".

Las energías pueden cambiar en un momento. Lo que empezó siendo una mañana que prometía dar paso a un domingo tedioso, terminó siendo una tarde de recogimiento, de pensar, de llenarse los ojos con atardeceres de película. 

Cuando recorro lugares que me gustan no suelo sacar fotos, prefiero pensar, recordar, imaginarme desenlaces fantásticos, y sobre todo agradecer. (Por eso también procuro, si puedo,  no viajar  con gente que sea demasiado  fan de hacerse instantáneas a cada paso),  prefiero vivirlo por dentro, verlo todo en tiempo real a la vez que lo integro, y si tengo un aparato en la mano al que atender, no puedo hacerlo.

Solo podremos hacer ese famoso  "cambio de cara" si hay una modificación desde el interior. Somos dignos de a veces, no estar al cien por cien, y sobre todo de dejar salir el dolor, quemarlo, sentirlo de verdad, no evitarlo con frases de ánimo que solo te frustran, ya llegará ese momento de donde volvamos a tener esos arrebatos de éxtasis y de felicidad, después de todo así es el ciclo vital, una serie de estaciones como las del año, un círculo donde tiene que existir todo para que esté completo. 

Variación, coherencia y cohesión ante todo. 











No hay comentarios

Publicar un comentario

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.