¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

Escritura terapéutica y Creativa. Clase #2



En esta clase vamos a ir un poco más adentro de las emociones para ir aprendiendo a mirarlas de frente.

Recuerda que este es un espacio solo tuyo, y que más allá de los juicios exteriores, los propios son los que realmente tienen  peso, porque fundan toda creencia, toda opinión y toda la estima o falta de ella que nos tenemos.

Hoy trabajaremos el perdón, y para ello, vamos a utilizar la técnica de la epístola.

Vamos a escribir una carta, es solo para que realmente miremos cara a cara a nuestras impresiones y podamos trabajarlas de la mejor manera, además,  el perdón tiene más que ver con uno mismo que con el otro. Por eso, no hace falta que envíes la carta, este es un ejercicio para ti. 

En este caso, el perdón será dirigido hacia alguien a quien consideramos que le debemos una disculpa. Para esto vamos a apartar el orgullo, imaginaremos que lo guardamos en un cajón por un  rato.  No importa la situación que sea ni si realmente tendría lugar en un mundo práctico, solo deja expresar tu sensación.

En la carta explica tus motivos, y solo por hoy intenta concentrarte en TÚ parte de responsabilidad de la situación,  expone tus disculpas tan profunda y sinceramente como puedas.

Si quedan cosas por decir, pide perdón.

Si te arrepientes de algo, pide perdón.

Si sientes que cometiste un error, pide perdón.

Si no estás  en paz, pide perdón.

Si no quedaron las cosas claras, pide perdón.

Si algo te inquieta, pide perdón. 

Da igual  si la persona no está /no puede/no quiere escucharte, escríbele la carta aunque no llegues a enviársela.

Tampoco importa el tiempo que haya pasado, para el inconsciente  es tan relativo que llega a ser percibido como actual,  así que hazlo con más razón aún, (y como en realidad  el tiempo no existe,  nunca mejor que ahora para hacerlo). 

Recuerda que la primera persona que necesita tu perdón eres tú mismo, y pedir perdón es la única manera de perdonarte.

Luego lee la carta, no tienes que mandarla, puedes romperla, guardarla o quemarla y plantar sus pedacitos en una maceta como acto simbólico.



¿Cómo te sientes ahora?




5 comentarios:

  1. El perdón es una manera de dejar ir todo lo que a uno le va haciendo daño y sin darnos cuenta te lleva a sentir sentimientos negativos que nada positivo aporta a tu vida sin poder remediarlo, pero cuando dejas ir todo dolor en tu corazón y no por la persona sino por uno que como tal es el más perjudicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! se trata d perdonar, como dices, más por uno mismo que por el otro. Ojo, esto no quiere decir volver al inicio de la situación, sino seguir adelante :)

      Eliminar
  2. Me encantó este ejercicio, me siento mucho mejor expresando lo que siento. Día a día es un cambio, aprendizaje en nuestras vidas. Gracias Candela

    ResponderEliminar
  3. Hola Candela, un gusto estar aquí. Se me ocurren varias personas a las cuales escribirles. Una consulta, vale también si me escribo una carta a mí misma? siento que soy más dura yo conmigo misma de lo que son otros. Gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece perfecto que hayas hecho este descubrimiento, y sí, claro que puedes empezar por ti misma, de hecho ¡ese es parte de un ejercicio que haremos! pero puedes empezar ya.

      Eliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.