¿QUIERES RECIBIR MIS CARTAS SEMANALES EN TU EMAIL?

Volvió el manual Déjalo ir


La guía para aprender a soltar

Escritura terapéutica y Creativa. Clase #4




Hoy vamos a hablar sobre los miedos, pero no sobre aquellos que tenemos superconscientes  como el miedo a las arañas, o a las alturas, o incluso a la pérdida de un ser querido, sino aquel tipo de miedo que no sabemos que existe, porque de solo pensar que nos habita nos resulta descabellado, un sinsentido, una ridiculez. Como por ejemplo: el miedo a lo que  deseamos. 

Detrás de todo gran deseo se esconderse un gran temor, 
unas veces más manifiesto que otras, pero básicamente siempre está. 


Piensa por un momento en eso que deseas tanto, con toda tu alma, desde hace ya bastante tiempo y aún no consigues. Bueno, ahora reflexionemos sobre lo que hay detrás, en el fondo. 

Respecto de ese gran deseo que tienes, ¿cuál es tu miedo oculto? 

Mariela no consigue clientes. Estudió y se preparó durante mucho tiempo y cuenta con varios  títulos que la avalan como profesional. Aun así no logra establecer su propio negocio y hacer que este funcione de manera orgánica, porque las ventas de los servicios se le caen constantemente y la mayoría de las veces no llega ni siquiera conseguir prospectos con quienes contactar. 

¿Cuál es el miedo de fondo de Mariela? 

Con este ejercicio descubrió varias cosas, entre ellas que, por ejemplo,   teme  no ser lo suficientemente buena en lo suyo, que sus clientes (o peor aún)  sus conocidos juzguen su trabajo, su preparación, su capacidad. Teme a sentirse ridícula hablando con la gente mientras ofrece su servicio, a tartamudear, a bloquearse y  que piensen que no está capacitada y que lo que ofrece no es bueno.  También tiene miedo  por otro lado, a que si consigue un ritmo de trabajo  de manera fluida, sus horas de descanso y ocio se reduzcan, o peor aún, desaparezcan. 

Todo este conocimiento se obtiene sin pensar. Así como lo oyes. Toma el papel y el bolígrafo y hazte la pregunta: ¿a qué le temo?. Deja que tu mano empiece a moverse sobre el papel, y la combinación de tu cuerpo con  tus emociones comenzarán a dibujar a respuesta.

Escribe mucho, escribe sin parar. 

Cuéntanos: ¿qué has descubierto? 




7 comentarios:

  1. Buenas noches siempre hay temores, pero no quiere decir que nos dejemos vencer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Blanca, simplemente verlos de frente y seguir.

      Eliminar
  2. Yo me enfrento a algo que puede parecer irónico. Soy periodista de profesión y puedo escribir mucho sobre los demás y hacer entrevistas, reportajes, en fin, pero cuando se trata de escribir para mí y de mí, entro en un bloqueo total. Hoy escribiré sobre el miedo. Gracias por tus clases!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca, sí, es una ironía, pero nos pasa a todos. Podemos mirar con perspectiva hacia afuera, pero hacia adentro siempre cuesta. Estos ejercicios tienen el objetivo de "comenzar a sacar tierra con la pala" poco a poco. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Candela,
    Muchísimas gracias por estos ejercicios de escritura terapeútica, concretamente éste me ha servido para descubrir y sobre todo para verbalizar mis temores y poder definir aquello que quiero, porque es lo que quiero lo que me acerca a mi objetivo, pero sin el paso previo de poner nombre a cada miedo me habría costado más nombrar las ideas que me potencian y me llevan a lo que realmente deseo ser.
    Un abrazo,
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Hola Candela, bueno para que te digo si son los mismos miedos de siempre, los que ya conozco desde hace tiempo, pero lo bueno es que ya están empezando a quedar atrás. Todo toma su tiempo y todo pasa, aunque uno quisiera que se fueran de la noche a la mañana. Te agradezco como siempre por tu trabajo y lo que enseñas. Un abrazo con mucho cariño, Irma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Mimi por tus impresiones y tu dedicación en los ejercicios. Cuanto más describimos los miedos, ¡más pequeños se van haciendo! y escribirlos es una tarea genial para disolverlos.

      Eliminar

¿Qué te pareció este artículo?

© Bioplanning • Theme by Maira G.